AMPA de Sevilla "Escuelas de Calor"

ÉXITO EN EL COMIENZO DE CURSO AMARILLO


Lo hemos vuelto a hacer. Hemos vuelto a demostrar que sabemos defender el derecho de nuestros hijos e hijas a unas aulas dignas y sanas, en unas condiciones de confort térmico que permitan que el proceso de enseñanza-aprendizaje que se lleva a cabo en ellas puede producirse sin interferencias provocadas por unas infraestructuras escolares deficientes.

No es ni más ni menos que eso lo que las AMPA de Escuelas de Calor (EDC) llevamos peleando juntas desde la primavera de 2017. Por separado, la que más y la que menos había venido reclamando atención a este problema durante mucho tiempo. Sin éxito. Porque la administración educativa siempre dio la misma respuesta, silencio y mirar para otro lado. ¿Buscando qué? Que nos aburriésemos o que nos organizásemos para sufragar con rifas y tómbolas (copago) el gasto de climatizar las aulas que sólo y exclusivamente la Junta de Andalucía tiene obligación de climatizar, como hace con todos los edificios públicos de la comunidad.

Hoy han sido cientos de familias las que han llevado a sus peques al cole con una camiseta amarilla, con abanicos de papel amarillo, con el solete de EDC convertido en pai-pai… En muchos centros, la entrada al cole se ha teñido de amarillo para decir alto y claro que no estamos dispuestas a dejar que nuestros hijos e hijas y sus docentes sigan en condiciones insanas e incompatibles con el rendimiento académico. #AulasSiSaunasNo ha vuelto a sonar entre la comunidad educativa como grito de guerra. La convocatoria ha sido un éxito una vez más. Es un derecho el que se está vulnerando y no vamos a parar hasta conseguir respeto y soluciones que, por otra parte, la emergencia climática también exige. 

La ley de bioclimatización de centros educativos impulsada por las AMPA de EDC y presentada por Adelante Andalucía sigue atrapada en el Parlamento Andaluz, donde PP, Ciudadanos y Vox planean desvirtuarla manoseándola con enmiendas que no están pensando en el interés general, ni en la comunidad educativa, ni en la educación pública, ni en el planeta. Sus intereses van por otro lado: la educación concertada, las empresas de energía, no poner recursos propios (ni materiales, ni humanos, ni económicos) y hacer el paripé.

Aprobarán su ley, que no la nuestra, pero nos tendrán enfrente.

Gracias, compañeras de EDC y docentes que os habéis unido hoy a nosotras, por haber demostrado una vez más que sabemos lo que queremos y que vamos a seguir luchando juntas por conseguirlo. 


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: