AMPA de Sevilla "Escuelas de Calor"

LA LEY DE BIOCLIMATIZACIÓN ESTÁ SECUESTRADA. SUS REHENES, NUESTROS HIJOS Y SUS DOCENTES.


La plataforma de AMPA Escuelas de Calor teme que la entrada de los partidos políticos en clave electoral pueda afectar al avance de la tramitación de la ley de bioclimatización de los centros educativos públicos andaluces en el Parlamento Andaluz. Hemos solicitado una reunión a las portavocías de los grupos parlamentarios popular, que preside la comisión parlamentaria competente, y de Ciudadanos para hablar de este aspecto y de las enmiendas presentadas conjuntamente por estos grupos pues desvirtúan completamente la ley impulsada por las AMPA.

Ha pasado septiembre y octubre está a punto de terminar y la ley de bioclimatización de los centros educativos públicos andaluces sigue secuestrada en el Parlamento Andaluz. Atrás han quedado las promesas de agilizar el trámite para que esta ley vea la luz.

Una vez más las familias de la educación pública tenemos que ver que nuestros hijos, hijas, sus docentes y personal de la Pública son lo que menos importa para las lógicas y los ritmos de los representantes públicos de cuya gestión dependen sus derechos a la salud y la calidad educativa.

De otra manera no se entiende que la ley continúe varada en los despachos de las Cinco Llagas.

La plataforma EDC ha solicitado por registro en el Parlamento Andaluz una reunión con Miguel Ángel Ruiz Ortiz (PP) y Mª del Mar Sánchez Muñoz (Ciudadanos) para conocer sus intenciones en los plazos y en las enmiendas presentadas a la ley.

Nuestros hijos no pueden ni deben ser rehenes de los cálculos electoralistas ante las elecciones generales del 10N. ¿Acaso temen que las posiciones duras que han planteado en las enmiendas les perjudiquen en las urnas?

Porque las enmiendas presentadas por parte de estos grupos benefician a las escuelas privadas concertadas, amplían plazos, no generan obligatoriedad, no ponen recursos propios de la Junta de Andalucía (dinero) para sufragar la inversión paulatina que la transformación de las infraestructuras escolares requiere y reduce el carácter “verde” de la ley a mínimos. Así enmendada, la ley puede quedar absolutamente desvirtuada y ser una herramienta inútil a los objetivos para los que fue creada.

Escuelas de Calor hace un llamamiento a todos los representantes públicos para que sean diligentes en la tramitación de la ley, que ya contó con la práctica totalidad de los apoyos en la anterior legislatura (salvo el PSOE que para remate la tumbó con el adelanto electoral), y para que tengan presente el interés general y la emergencia climática que afrontamos, que recientemente llenó las calles con una comunidad educativa unida por otras infraestructuras educativas más dignas, sanas y sostenibles.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: