AMPA de Sevilla "Escuelas de Calor"

Blog colectivo

Ampas de Sevilla es un grupo de AMPA de centros educativos de Sevilla capital y provincia que deciden unirse para defender una Educación Pública y de calidad.

DELIRANTE

Escrito por ampasdesevilla 09-04-2019 en Parlamento. Comentarios (0)

Nos lo ponen ustedes muy difícil, señorías.

El pasado jueves 4 de abril, hemos asistido al debate en sede parlamentaria de una moción presentada por el PSOE que ha dado pie a conocer las posturas de todos los grupos respecto a la Educación andaluza.

Dicho con palabras llanas, hemos alucinado.

A la “sección femenina” de vox no le vamos a dedicar tiempo ni espacio. Demasiadas barbaridades de pupitres en blanco y negro. Eso sí, a su pregunta retórica de “qué pasa con los padres que no quieren una enseñanza pública” la respuesta es clara: que se paguen la privada, están en su derecho. Pero que no pretendan agarrarse a que pagan impuestos -sólo faltaría que no lo hicieran- para justificar que la administración pública le paguen sus elitistas centros educativos. No es constitucional (art. 27 de la carta magna).

Coincidimos con el diagnóstico de Ciudadanos respecto a la moción del PSOE: rezuma cinismo que se propongan políticas que no aplicaron en 37 años de ejercicio del poder, especialmente cuando en los últimos años han tenido todo un movimiento social (Marea Verde, docentes interinos, PTIS, ILSE…) poniendo el foco en sus erráticas políticas que estaban llevando la Educación Pública al absoluto deterioro. Pero nos preocupa observar en este grupo que, pese a reconocer que esa moción señala problemas del sistema educativo andaluz, digan abiertamente que no la van a votar favorablemente. Ello nos lleva a pensar que, una vez más, la educación está secuestrada por el juego politiquero. Lamentable en un gobierno que presume de querer hacer cosas nuevas para obtener otros resultados. Mal comienzo.

El PP propone en ese debate cambiar la metodología de enseñanza aprendizaje. Bien. Pero, ¿por consejo de la OCDE? Sería mejor contar con la Pedagogía que con la Economía, ¿no creen? ¿Y para que el alumnado se adapte al mercado laboral? Nuevamente mercantilización y economicismo. No ven ustedes en la educación sino una fábrica de futura mano de obra, pero nuestros hijos e hijas son mucho más, señorías del PP. Son personas que deben ser educadas de manera integral para ser la ciudadanía del futuro, no eslabones de la cadena productiva neoliberal.

Pacto educativo, la eterna asignatura pendiente. ¿Van a hacerlo entre partidos y a puerta cerrada o contarán con la comunidad educativa? Nosotras, las familias, queremos estar en él, pero no como “floreros”, sino con voz y voto. Ténganlo en cuenta porque tenemos mucho que aportar.

Hemos dejado al grupo proponente, PSOE, para el final.

Es tremendo para madres y padres de familia que no piden ni han pedido otra cosa que algo de derecho, de justicia y de sentido común -que nuestros hijos e hijas tengan aulas y no saunas- contemplar tan indigno y cínico espectáculo.

Traen ustedes 28 medidas “para el consenso”. ¿No les pareció adecuado el consenso en torno a la Ley de Bioclimatización cuando lo hubo? Hace unos meses, en la pasada legislatura. Toda la cámara andaluza en consenso, salvo ustedes. ¡Hasta los letrados del Parlamento Andaluz!

Que ustedes, señorías del PSOE, incluyan ahora en su moción la Ley de Bioclimatización, cuando en febrero de 2018 votaron en contra de su admisión a trámite, quedándose solos en esa votación; cuando tras 8 meses de trabajo en la tramitación de la Ley votaron en contra de su dictamen, nuevamente solos; cuando su gobierno adelantó elecciones dejando caer esa Ley ya dictaminada favorablemente y que, por tanto, habría sido aprobada en un Pleno que no llegó a celebrarse; cuando dejaron tirados a 2 millones de escolares y decenas de miles de docentes, y que ahora la traigan como propuesta, es de traca.

Como es de aurora boreal que ahora propongan un suelo del 5% de financiación para la Educación Pública, cuando votaron en contra de esa propuesta presentada por Podemos Andalucía e IU en la pasada legislatura y que tenía el respaldo de numerosísimos colectivos, sindicatos, asociaciones y plataformas relacionados con la educación y la infancia. Escuelas de Calor entre ellas. Financiación que hubiese permitido bioclimatizar los centros, entre otras muchas mejoras en recursos humanos y materiales para nuestro sistema educativo.

Es delirante. No obstante, nos congratulamos con que ahora den la razón a las familias que pusimos esto sobre la mesa y apuesten por la Ley de Bioclimatización. Parece que ahora han entendido su sentido: que el calor/frío afecta a todos/as y que los/as niños/as en sus aulas no entienden de color político. Porque cuando dijeron NO, no se lo dijeron sólo a sus oponentes políticos en el Parlamento, se lo dijeron a la comunidad educativa.

Agradecemos, sin embargo, que el Grupo Parlamentario del PSOE haya cumplido lo que recientemente nos dijo, que iban a estudiar la Ley de Bioclimatización y reconsiderar su postura en el nuevo escenario. Y lamentamos que los que entonces dijeron sí, ahora antepongan sus intereses en servir y primar a la educación concertada (cuyos edificios son de propiedad privada) sacrificando sus obligaciones de sostener la educación de todos/as y para todas/os, la Pública (artículo 27.9 de esa Constitución española que tanto defienden).


¿HACIENDO AMIGOS, SEÑOR IMBRODA?

Escrito por ampasdesevilla 09-04-2019 en Consejería. Comentarios (0)

“Quiero hacer un apunte general sobre las familias. La colaboración de las familias con el centro educativo es fundamental. Pero la gran responsabilidad de las familias está en sus casas, no en los centros educativos. Y creo que hoy ese equilibrio necesario en la relación entre familia, centros y docentes en bastantes casos se ha desequilibrado. Dejen a la comunidad docente trabajar. Porque ellos son los que conocen el día a día. Las familias deben colaborar, pero fundamentalmente su responsabilidad está en los hogares. Hay un exceso de colonización, por decirlo de alguna manera, por determinadas AMPAS, de los centros educativos. Y no es correcto”. Javier Imbroda dixit. Entrenador de baloncesto.

Sí, esas declaraciones son propias de cualquiera, menos de un Consejero de Educación. Con ellas, señor Imbroda, demuestra usted que desconoce lo que es la comunidad educativa y qué papel jugamos las familias (asociadas o no) en los centros educativos.

Debería usted saber que el rendimiento del alumnado mejora cuando sus familias participan de la vida de los centros educativos y que desarrollar un sentimiento de pertenencia a la escuela también favorece los buenos resultados. Pero no parece que esa colaboración que considera usted “fundamental” vaya referida a esto.

¿Para qué entonces somos fundamentales las familias? ¿Para hacer tómbolas y fiestas con las que sacar dinero para sufragar los recursos que la Administración educativa no proporciona? ¿Para ese copago vergonzoso y generador de desigualdades que no existe más que en lo educativo? ¿Para mantener la paz en los centros si vemos deficiencias, pero miramos para otro lado y callamos? ¿Para aceptar sin rechistar que las aulas de nuestros hijos e hijas sean saunas o se caigan a pedazos de puro abandono?

Sr. Imbroda, tiene usted un concepto muy perverso de las AMPA y de las familias del alumnado. ¿O sólo de las familias de la Educación Pública? ¿Opina usted lo mismo de las familias de los centros de FP de MEDAC, su empresa? No, claro que no, porque esas pagan y dejan pingües beneficios, ¿verdad?

Sus declaraciones desde que ha llegado al cargo no han hecho sino prender hogueras en un terreno ya de por sí inflamable. Pareciera que su objetivo fuese echar a pelear a la comunidad educativa entre sí: familias de la pública vs. familias de la privada concertada, familias pro-procesiones vs. familias laicas, AMPA vs. “determinadas” AMPA y familias vs. docentes. Pero no lo va a conseguir, señor consejero, porque algunas sabemos mirar la luna y no el dedo. Algunas vemos de lejos que lo que pretende con esa división no es sino distraer para hacer y deshacer a su antojo, mientras las que defendemos la Educación Pública nos perdemos en debates inútiles.

Mire usted, las AMPA no colonizamos centros educativos, porque los centros educativos son tan nuestros como del resto de la comunidad educativa, y colonizar implica la ocupación de algo ajeno para explotarlo. Nada más lejos de nuestra intención. Otros no pueden decir lo mismo cuando meten sus zarpas empresariales en el servicio público educativo o legislan para mercantilizarlo.

Los colegios y los institutos son nuestros, no tenemos que colonizarlos, y no pretendemos sino defenderlos de políticas educativas tan nefastas como las que llevan años deteriorándolos y que usted pretende continuar con total desparpajo, pues ese celo por la concertada no hará sino seguir detrayendo fondos y recursos de la Educación Pública.

Hacemos nuestras parte de sus palabras, pero dedicadas a gente como usted (y sus antecesores/as) que viene a la Administración educativa a enredar, a cambiar de nombre las cosas para que parezca que son distintas, a publicar instrucciones y normas desde despachos muy alejados de las aulas, a generar crispación, a vender humo, a publicar titulares de prensa con medidas estrella… Le decimos: deje a la comunidad docente trabajar porque ellos y ellas son los que conocen el día a día. Y ya de paso, déjenos a las familias en paz, déjenos que sigamos disfrutando de una escuela abierta de todos/as y para todos/as, déjenos seguir colaborando y participando en todo aquello que enriquece la vida de los centros, que no es el copago, por supuesto.

No crea que, con su desprecio y su falta de respeto, las AMPA vamos a retroceder. No pensamos hacerlo porque es mucho lo que está en juego: nada más y nada menos que el derecho de nuestros hijos e hijas a una educación pública y de calidad.

Un consejo: tómese un tiempo muerto y reflexione si esta línea “ampafóbica” es la mejor para ser Consejero de Educación, ya no está usted en una cancha.


CADA UNO A LO SUYO

Escrito por ampasdesevilla 24-03-2019 en Parlamento. Comentarios (0)


Semana de reuniones con los Grupos Políticos parlamentarios en el Parlamento Andaluz. En la línea de nuestra lucha por la aprobación de la Ley de Bioclimatización de centros educativos públicos andaluces, Escuelas de Calor ha acudido a sendas reuniones con Ciudadanos (lunes 18 de marzo), PSOE, PP y Vox (miércoles 20 de marzo). Lo habíamos solicitado semanas antes. Resultado, el que da título a esta entrada en el blog.

Nuestra petición a todos ha sido que se pongan de acuerdo para que la ley se tramite por lectura única, pues ello acortaría los plazos de su tramitación y aprovecharía en parte el trabajo realizado la pasada legislatura, en la que los grupos parlamentarios pudieron escuchar a todos los agentes sociales (sindicatos, mareas, Federaciones de AMPA, grupos ecologistas, expertos universitarios en disciplinas relacionadas con el ámbito que se aborda en la ley…), realizar enmiendas y llegar a un dictamen favorable en comisión. Todos los grupos, salvo el PSOE -dicen que por mantener vivas sus enmiendas de cara al debate plenario-, votaron a favor de ese dictamen que dio lugar al texto legislativo que volvió a registrar Adelante Andalucía el 14 de marzo pasado.

La respuesta más clara a esta propuesta, y les honra la franqueza, es la del PP: ahora gobernamos y queremos meter TODAS nuestras enmiendas a la ley. El diputado Miguel Ángel Ruiz, portavoz de Educación del grupo popular, nos había dicho a priori que, si habían votado que sí en la anterior legislatura al dictamen y siendo coherentes, ahora no habría inconveniente para acordar lectura única. Pero se ve que alguien de mayor experiencia en estas lides le dijo que no, que ahora tienen mayoría para sacar adelante la Ley de Bioclimatización que ellos quieran. O sea, van a ser incluidas todas sus enmiendas en favor de meter en su ámbito de aplicación a la educación privada sostenida con fondos públicos (concertada).

Ciudadanos se ha comprometido por boca de María del Mar Sánchez a hablar con la diputada que llevó el tema la pasada legislatura, ahora viceconsejera de educación, Marta Escrivá. Y como primera reacción y tirando de coherencia también nos dijo que no sería lógico dilatar más los plazos. Nos planteó también la necesidad de seguir actuando mientras la Ley aterriza, es decir, seguir con Planes de Climatización que ya sabemos que son parches ineficaces y desperdicio, por tanto, de dinero público, e incluso, permitir que las AMPA acometan las mejoras. Esto último nos parece aberrante: o sea, que la propia Administración educativa promueva el copago con la desigualdad que ello generaría entre alumnado de centros educativos con AMPA con capacidad económica y organizativa y los que no; ello al final llevaría a desequilibrios en solicitudes de matrícula y a poner en riesgo las plazas de los centros menos solicitados. Perversa consecuencia de una mala política educativa.

¿Querrá Ciudadanos meter también sus enmiendas al 100 %? Probable. Visto que iban en la misma línea que las del PP y vista la apuesta que la Consejería de Imbroda hace por la sostenida (ese apelativo es más definitorio que “concertada”), la inversión en centros privados está servida. Querrán que la bioclimatización llegue a todos los centros, muy justo desde el punto de vista de alumnado y docentes, pero pagarlo con fondos públicos es un despropósito desde el punto y hora que no son edificios de titularidad pública.

Respuesta del PSOE: valoramos nuestra gestión anterior (es decir, los cicateros planes de choque y climatización de parcheo indecente) y tenemos que ser coherentes (“si votamos NO sería por algo”). Así, sin más. Lejos de avergonzarse de ser el único grupo parlamentario que dijo NO desde el principio a esta ley, yendo incluso en contra de los letrados del Parlamento, saca pecho de lo hecho y vuelven a cargar con que EDC es un movimiento instrumentalizado y con que les chocaba ver a la derecha apoyar algo que beneficiaba a la educación pública, sabiendo como saben que ese apoyo no es sincero. No entendieron nada y parece que siguen sin entenderlo. Lo positivo, que van a estudiar de nuevo el tema y que están ahora en un “nuevo escenario”. Dudan que los que dijeron sí entonces, lo digan ahora. En eso coincidimos.

Vox nos atiende brevemente por mediación del PP, pues no estaba previsto, y nos toma los datos para darnos cita y que le expliquemos todo, porque dice la diputada que “ella de política no entiende y no se ha leído la ley”. Sin comentarios.

Conclusión, que esto entra en bucle y que la Ley de Bioclimatización se va a aprobar tarde más o menos. Pero no será la misma ley. Será la que la derecha quiera. Van a lo suyo, que no son los intereses de la mayoría social. Así que la educación pública tendrá que compartir el presupuesto que a esto se destine con empresas y entidades religiosas, algunas elitistas y ultraconservadoras.

Volvemos a aclarar la postura de EDC en esto de invertir en centros sostenidos con fondos públicos. Nada en contra de su alumnado, ni de sus familias, ni de sus docentes; nuestro respeto y nuestra ayuda para que reclamen también condiciones dignas (ya lo hicimos aquí: http://ampasdesevilla.blogspot.es/1537199257/la-ley-de-bioclimatizacion-de-centros-educativos-en-peligro/). Son comunidad educativa, pero de un modelo educativo que vino en los años 80 del siglo pasado con carácter temporal y subsidiario de la pública, es decir, nunca se les debería considerar en situación de igualdad a la Pública y menos a efectos económicos (destino de fondos) y ya debería abordarse si la “temporalidad” debe ir tocando a su fin.

Pasando el tiempo desde aquellos años 80, esta opción educativa se ha ido anclando en nuestro sistema educativo (lo que nos convierte en una anomalía en Europa) y ahora se pretende dar un paso más, pasar de subvencionar su profesorado a mantener y mejorar sus edificios, que no son de titularidad pública. La bioclimatización que les falta, si así fuera, debería ser acometida por las empresas y entidades propietarias, no por la Administración pública. Lo que no es justo es que los colegios e institutos públicos, muchos ya de por sí obsoletos y todos faltos del mantenimiento adecuado, tengan ahora que compartir los fondos destinados a bioclimatización con empresas del sector educativo y otras organizaciones.

Y un dato a tener en cuenta, cuanto más se mejore la educación privada concertada, más competitiva será, más segregación se genera entre el alumnado y más huida habrá hacia la privada desde una educación pública devaluada a base de privación de recursos y peores infraestructuras. ¿Esto es libertad de elección? El final será suprimir las plazas de la pública que vayan quedando vacantes y ampliar la demanda de la privada concertada. El negocio para las empresas y entidades con intereses en el servicio público educativo está servido.

Y volviendo a la Ley de Bioclimatización, mientras los grupos parlamentarios juegan a quién puede más, 2 millones de niños y niñas y decenas de miles de docentes seguirán padeciendo condiciones insanas e incompatibles con el rendimiento académico y viendo vulnerados sus derechos.

¿Esto nos tiene que paralizar? En absoluto, más que nunca hay que luchar para que esto no sea así, porque no es justo ni legítimo. Llegaremos hasta donde haga falta para evitar que nuestros hijos e hijas sigan en saunas y neveras, no lo merecen y no es digno de la educación pública de un país que se tiene por desarrollado.

A vosotras, familias y AMPA, ciudadanía, os pedimos que no caigáis en el desánimo. Hemos llegado hasta aquí organizadas en un movimiento sin precedentes, eso ya es una victoria, y no es momento ni de rendirse, ni de lanzarse a un copago que genera segregación y amenaza la educación pública. Vamos a seguir, porque sabemos hacerlo y porque hay mucho en juego. ¡Escuelas de Calor sigue! 


APOYO ROTUNDO A LA HUELGA ESTUDIANTIL POR EL CLIMA

Escrito por ampasdesevilla 12-03-2019 en Huelga estudiantil. Comentarios (0)

La primera cumbre de Naciones Unidas sobre el clima se realizó en 1972 en Estocolmo. Pasaron 20 años hasta que llegó la siguiente en Berlín. Llegó luego el Protocolo de Kyoto en 1997. Y de ahí en adelante se han ido celebrando alrededor de todo el mundo, adoptando acuerdos y poniendo plazos para medidas que nunca llegan a cumplirse.

Paralelamente y hasta elevando informes a los poderosos de la Tierra, la Ciencia no ha dejado de alertar a la Humanidad cada vez con datos más alarmantes y mejor fundamentados que el tiempo se acaba, que si no nos tomamos en serio lo que hacemos con los recursos limitados del planeta, si no nos replanteamos la cantidad de residuos que vertemos a mares, ríos, aire, tierra…, si no vamos cambiando el modelo energético basado en combustibles fósiles con el que movemos el mundo, no habrá vuelta atrás. Estamos destrozando el único hogar posible que tenemos y que es el que dejaremos a las generaciones venideras.

La última advertencia de los hombres y mujeres de ciencia ya pone una fecha límite: 2030. Si llegamos a esa fecha sin haber cambiado el ritmo de deterioro que estamos causando en nuestro planeta, el daño será irreversible. Nos creemos que siempre estamos a tiempo, que siempre habrá un mañana, pero no es cierto, el tiempo se agota. Y es nuestra responsabilidad actuar ahora que todavía estamos en plazo.

Como padres y madres nos desvivimos por dar a nuestras criaturas todo lo que necesitan, les cuidamos, les alimentamos, les educamos, vigilamos su salud, les protegemos -a veces, hasta les sobreprotegemos-, en definitiva, queremos que sean felices… Pero, ¿para qué si no van a tener un mundo habitable? Es así de duro.

El cambio climático ya está aquí. Lo percibimos en nuestra vida cotidiana, las estaciones no son como antes, los árboles florecen a destiempo y las aves que antes iban y venían, se quedan. Hace unos días, EL PAÍS publicaba que la temperatura en las ciudades españolas ha subido el doble que la media mundial en 50 años.  En Escuelas de Calor difundimos hace unos meses un curioso enlace en que se establecía una comparación entre los días de calor que había cuando los que ahora somos padres o madres íbamos al colegio y los días de calor que soportan nuestros hijos e hijas. Hacedlo – aquí: https://www.elconfidencial.com/tecnologia/ciencia/2018-09-24/cambio-climatico-warmer-europe-datos_1619178/- y os sorprenderá el resultado. Un ejemplo, los días de calor de 1985 se han multiplicado por 9 en 2017. Es una prueba más de que la situación es preocupante.

Desde que una joven sueca de 16 años, Greta Thunberg, decidió plantarse delante del Parlamento de su país y comunicar a quien quiso escucharla que haría huelga todos los viernes hasta que la clase política tomase medidas para detener el cambio climático, el movimiento estudiantil se ha extendido por todo el mundo. Y ya ha llegado también a nuestro país.

No podemos sino sentirnos orgullosas de que la juventud se rebele, de que se levante, que no se resigne y luche para espolear nuestras conciencias de adultos/as hasta hacer que nos tomemos en serio el cambio climático.

Desde Escuelas de Calor, AMPA rebeldes que tampoco se resignan a la inacción de quienes tienen el poder político en las instituciones, os apoyamos. El poder político está también en las calles si creemos en nosotras, la ciudadanía consciente, organizada y movilizada. Y nosotras sí lo creemos.

Estaremos a vuestro lado, es lo coherente con nuestra lucha por la bioclimatización, y desde aquí hacemos un llamamiento a toda la comunidad educativa a apoyar este movimiento joven y estudiantil, que ha tenido la valentía de sacarnos los colores a las que, como personas adultas, llevamos décadas votando opciones políticas que no se toman en serio la crisis medioambiental y posponiendo medidas que sabemos imprescindibles si queremos simplemente sobrevivir.

Si eres docente o equipo directivo, facilita que el alumnado se reúna en asamblea, comparta información y tome decisiones.

Si eres AMPA, difunde los carteles y la información entre las familias de tu centro.

Si eres padre o madre de alumnado de 1º y 2º de ESO, habla con tu hijo o hija, y secundad la huelga juntos/as.

Si eres madre o padre de alumnado de 3º de ESO o cursos superiores, apoya su decisión de hacer huelga por el clima el 15 de mayo.

Anímalos en cualquier caso a hablar de esto con sus compañeros y compañeras de clase, con sus tutores/as y profes.

Tenemos una responsabilidad y si no la cumplimos hoy, mañana será tarde.

¡Todos y todas a la huelga por el clima el 15 de mayo!


Hoy hace un año

Escrito por ampasdesevilla 13-02-2019 en Ley Bioclimatización. Comentarios (0)


Un objetivo común. Una causa justa y necesaria. Empoderamiento. Unidad. Construcción desde abajo. Asamblearismo. Democracia. Conciencia. Ciudadanía. Defensa de la Educación Pública.

Todo eso hizo nacer Escuelas de Calor, un movimiento de familias, de AMPA de la educación pública sevillana, que en la primavera de 2017 dijeron basta ya. Y lo dijeron juntas porque decidieron que juntas y organizadas eran más fuertes. Y lo fuimos. Y lo somos.

Huimos de etiquetas, a pesar de los esfuerzos de muchas, empezando por la FAMPA, cuya traición y paripé de acción nos hizo nacer. Huimos de ser representadas por nadie que no fuésemos nosotras mismas. Huimos de seguir pasivas, ante el silencio administrativo o la desestimación de nuestra reivindicación. Huimos de la lucha en solitario que hasta el momento había sido infructuosa.

Dimos el paso al frente y lo dimos con contundencia, tanta, que pusimos a trabajar a muchas. A la consejera, Adelaida de la Calle, cuya cabeza rodó a los pocos días de su desafortunada gestión del tema. A la maquinaria de vender humo de la Consejería, que estuvo funcionando a toda pastilla para convencernos de que iban a actuar y que debíamos batirnos en retirada. A las fabricantes de Planes de choque y Planes de Climatización, cicateros, que pronto se vio que no eran sino parches inútiles y un despilfarro tapabocas que no les dio resultado. A la FAMPA, empleada en el desprestigio de Escuelas de Calor y postulándose como verdadero adalid de algo que nunca defendió como merecen nuestros hijos e hijas en sus aulas-saunas. Pusimos a trabajar a la prensa, que desde el principio simpatizó -salvo cautivas excepciones- con nuestra causa; gracias por vuestro interés y atención.

Las AMPA de Escuelas de Calor nos pusimos a trabajar, con imaginación, creatividad, argumentos, escritos, notas de prensa, acciones en los centros educativos, paros, concentraciones, manifestaciones… Al grito de “Aulas Sí, Saunas No” nos hicimos presentes y pusimos la bioclimatización de los colegios e institutos en la agenda política andaluza.

Nuestra apuesta tuvo eco en las instituciones porque a ellas apelamos desde el primer día. Era la Junta de Andalucía la responsable de climatizar los centros educativos y eran nuestros representantes en el Parlamento Andaluz los responsables de presionar al gobierno andaluz de Susana Díaz para ello. El COPAGO de aparatos de aire acondicionado no era -ni es- nuestra opción, no nos corresponde, genera desigualdad.

La chispa de Escuelas de Calor prendió en una proposición de ley llevada al Parlamento Andaluz por Podemos Andalucía. Y hace un año, tal día como hoy, 14 de febrero, la llamada desde entonces Ley de Bioclimatización de centros educativo públicos andaluces fue admitida a trámite gracias al apoyo de todos los grupos políticos de la cámara andaluza. Todos menos uno, el PSOE. El mismo que la dejó caer convocando elecciones de manera anticipada, a pesar de que estaba al final de su tramitación parlamentaria, con dictamen, lista para subir de nuevo a Pleno y salir aprobada.

Pero no. No podían ni querían permitir un peligroso precedente: que la lucha empoderada de la ciudadanía puede cambiar las cosas en las instituciones, ese terreno que usurpan al pueblo a base de representar tan mal sus intereses.

Hoy nuestra Ley, porque la consideramos nuestra a pesar de que en ella hubo muchos agentes sociales que participaron y a pesar de que Mario Ortega es su redactor -¡gracias!-, hoy nuestra Ley cumple un año de iniciar tan frustrante y farragoso camino de despacho en despacho. Vamos a celebrar su no-fiesta de cumpleaños y vamos a celebrar que Escuelas de Calor no se rinde y seguirá luchando por algo tan justo como que nuestros hijos e hijas, sus docentes y demás personal que trabaja en centros educativos lo hagan en condiciones dignas y sanas. No vamos a rendirnos porque los derechos de nuestros niños y niñas están siendo vulnerados, porque no es admisible que los centros educativos sigan siendo los únicos edificios públicos que son saunas en verano y neveras en invierno.

Seguiremos defendiendo la Educación Pública, seguiremos apostando por la Ley, seguiremos exigiendo #AulasSiSaunasNo.