LOS TECHOS Y TERMÓMETROS NO MIENTEN

Escrito por ampasdesevilla 17-01-2018 en Consejería. Comentarios (0)

Que la Junta de Andalucía va a rebufo de la comunidad educativa en lucha es una realidad. Que es un gobierno agotado y falto de iniciativa es un hecho. No actúa, no interviene, no baja a la arena de los centros educativos, no escucha a docentes ni familias, salvo a las que sabe complacientes porque son estructuras a las que ha logrado “domar” para que controlen, frenen y canalicen el malestar social de una comunidad educativa harta del ninguneo, la dejadez y la precarización constante, curso a curso, tijeretazo a tijeretazo. Los problemas no se solucionan, se enquistan y crecen.

No hay más que ver la última maniobra de la Consejería de Educación y observar cuándo ha movido pieza: justo ahora, cuando la protesta social aumenta. En estas primeras semanas de enero, las AMPA vuelven a denunciar las condiciones precarias de los centros. Si en primavera Escuelas de Calor denunciaba las altas temperaturas en las aulas, ahora hemos pasado de las saunas a las neveras. Calderas que no funcionan y techos que se caen ponen la máquina de humo a todo tren y la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía despliega infografías llenas de promesas y cifras mareantes.

Nuevamente promesas, nuevamente aparentar que trabajan. Lo importante es que lo parezca, como en aquel rácano plan de choque de julio y agosto que iba a solucionar el problema del calor en 51 centros con 2,5 millones de euros. Plan de choque veraniego que, dicho sea de paso, aún no se ha ejecutado en todos los centros a los que tocó en suerte ser seleccionados.

Ahora son 25 millones y 140 actuaciones. Esto es todo lo que han dado de sí con “el rigor y seriedad” que dijo Susana Díaz que requería este asunto. Decepcionante. Es una vergüenza que no hayan sido capaces de presupuestar una cantidad más ajustada a la solución de este problema cuando han elaborado el Presupuesto de Andalucía para 2018. Esa es la prueba de que no tienen verdadera voluntad de solucionar nada. A este ritmo harán falta muchas décadas para que los únicos edificios públicos no climatizados de Andalucía, los colegios e institutos, estén climatizados. Quedan muchas generaciones de niños y niñas andaluzas por delante que pasarán frio y calor en sus aulas.

Frente a esta realidad, tenemos ese universo paralelo en que Presidenta, Consejera y Delegados/as parecen vivir, a tenor de cómo hablan en sus discursos y declaraciones grandilocuentes, siempre sobre moqueta. En ese mundo que nos trasladan a través de sus redes sociales y sus medios de comunicación siempre están trabajando, siempre están mejorando la vida de la gente, siempre están invirtiendo recursos, siempre hay planes de choquepero nosotras, la gente, no vemos por ningún lado esas inversiones y mejoras. Ponen su máximo empeño en hacérnoslo creer. Pero, a estas alturas, nadie que lleve años en un centro educativo público andaluz como madre/padre de un alumno/a, como conserje, administrativo o docente se lo traga. Sus mentiras ya no cuelan. Los techos y el termómetro no mienten, el gobierno del PSOE andaluz sí.