Hoy hace un año

Escrito por ampasdesevilla 13-02-2019 en Ley Bioclimatización. Comentarios (0)


Un objetivo común. Una causa justa y necesaria. Empoderamiento. Unidad. Construcción desde abajo. Asamblearismo. Democracia. Conciencia. Ciudadanía. Defensa de la Educación Pública.

Todo eso hizo nacer Escuelas de Calor, un movimiento de familias, de AMPA de la educación pública sevillana, que en la primavera de 2017 dijeron basta ya. Y lo dijeron juntas porque decidieron que juntas y organizadas eran más fuertes. Y lo fuimos. Y lo somos.

Huimos de etiquetas, a pesar de los esfuerzos de muchas, empezando por la FAMPA, cuya traición y paripé de acción nos hizo nacer. Huimos de ser representadas por nadie que no fuésemos nosotras mismas. Huimos de seguir pasivas, ante el silencio administrativo o la desestimación de nuestra reivindicación. Huimos de la lucha en solitario que hasta el momento había sido infructuosa.

Dimos el paso al frente y lo dimos con contundencia, tanta, que pusimos a trabajar a muchas. A la consejera, Adelaida de la Calle, cuya cabeza rodó a los pocos días de su desafortunada gestión del tema. A la maquinaria de vender humo de la Consejería, que estuvo funcionando a toda pastilla para convencernos de que iban a actuar y que debíamos batirnos en retirada. A las fabricantes de Planes de choque y Planes de Climatización, cicateros, que pronto se vio que no eran sino parches inútiles y un despilfarro tapabocas que no les dio resultado. A la FAMPA, empleada en el desprestigio de Escuelas de Calor y postulándose como verdadero adalid de algo que nunca defendió como merecen nuestros hijos e hijas en sus aulas-saunas. Pusimos a trabajar a la prensa, que desde el principio simpatizó -salvo cautivas excepciones- con nuestra causa; gracias por vuestro interés y atención.

Las AMPA de Escuelas de Calor nos pusimos a trabajar, con imaginación, creatividad, argumentos, escritos, notas de prensa, acciones en los centros educativos, paros, concentraciones, manifestaciones… Al grito de “Aulas Sí, Saunas No” nos hicimos presentes y pusimos la bioclimatización de los colegios e institutos en la agenda política andaluza.

Nuestra apuesta tuvo eco en las instituciones porque a ellas apelamos desde el primer día. Era la Junta de Andalucía la responsable de climatizar los centros educativos y eran nuestros representantes en el Parlamento Andaluz los responsables de presionar al gobierno andaluz de Susana Díaz para ello. El COPAGO de aparatos de aire acondicionado no era -ni es- nuestra opción, no nos corresponde, genera desigualdad.

La chispa de Escuelas de Calor prendió en una proposición de ley llevada al Parlamento Andaluz por Podemos Andalucía. Y hace un año, tal día como hoy, 14 de febrero, la llamada desde entonces Ley de Bioclimatización de centros educativo públicos andaluces fue admitida a trámite gracias al apoyo de todos los grupos políticos de la cámara andaluza. Todos menos uno, el PSOE. El mismo que la dejó caer convocando elecciones de manera anticipada, a pesar de que estaba al final de su tramitación parlamentaria, con dictamen, lista para subir de nuevo a Pleno y salir aprobada.

Pero no. No podían ni querían permitir un peligroso precedente: que la lucha empoderada de la ciudadanía puede cambiar las cosas en las instituciones, ese terreno que usurpan al pueblo a base de representar tan mal sus intereses.

Hoy nuestra Ley, porque la consideramos nuestra a pesar de que en ella hubo muchos agentes sociales que participaron y a pesar de que Mario Ortega es su redactor -¡gracias!-, hoy nuestra Ley cumple un año de iniciar tan frustrante y farragoso camino de despacho en despacho. Vamos a celebrar su no-fiesta de cumpleaños y vamos a celebrar que Escuelas de Calor no se rinde y seguirá luchando por algo tan justo como que nuestros hijos e hijas, sus docentes y demás personal que trabaja en centros educativos lo hagan en condiciones dignas y sanas. No vamos a rendirnos porque los derechos de nuestros niños y niñas están siendo vulnerados, porque no es admisible que los centros educativos sigan siendo los únicos edificios públicos que son saunas en verano y neveras en invierno.

Seguiremos defendiendo la Educación Pública, seguiremos apostando por la Ley, seguiremos exigiendo #AulasSiSaunasNo.