AMPA de Sevilla "Escuelas de Calor"

Junta de Andalucía

VUELTA LA COLE. VUELTA A LA PROPAGANDA. VUELTA A LA LUCHA.

Escrito por ampasdesevilla 11-09-2018 en Consejería. Comentarios (0)


Llega septiembre. Los y las escolares andaluces/as vuelven a sus aulas. La Consejería de Educación, Delegaciones y responsables municipales del área educativa se aplican a fondo en transmitir lo que pasa en sus “mundos de yupi”, esa realidad paralela en la que parecen moverse, poniendo a tope la maquinaria de propaganda en sus redes y sus medios. Y las AMPA volvemos a la lucha, porque de más sabemos que no hay otra manera de lidiar con esta gente que tan mal gestiona nuestro derecho a una educación pública y de calidad.

Para la Administración es fácil: buscan un cole recién construido -porque en una comunidad tan extensa como la andaluza con centros educativos diseminados por miles de municipios, siempre es necesario renovar la red de centros y porque  es su obligación no un mérito del que  presumir-, convocan a la prensa (que no falten sus fieles) y con micrófono por delante se deshacen en cifras mareantes, promesas, anuncios de parabienes y lluvias de millones. El papel y la foto lo aguantan todo.

Pero las madres y padres del alumnado, los/las docentes y demás personal que trabaja en los centros educativos andaluces sabemos la verdad del cuento que nos cuentan.

LA VERDAD ES que este curso que ahora empieza se han suprimido 487 líneas en la educación pública, y ya van casi 1500 desde 2011 (Datos de USTEA). Todas en la Educación Pública, mientras la privada sostenida con dinero público (también llamada concertada) sigue comiéndonos terreno. Nos están desmantelando la Educación de todos y todas agarrándose a la bajada de la natalidad, que parece sólo la red 100% pública tiene que soportar. Pero blindan vía conciertos y no han movido un solo dedo para ir reduciendo esos conciertos desde que fueron establecidos con carácter temporal y subsidiario a la Pública. ¿Hasta cuándo?

LA VERDAD ES que incumplen sus promesas, esas que anuncian en cada foto que se hacen o que incluso se atreven a hacer en sede parlamentaria. Como la de construir un colegio en el centro de Sevilla. Es más fácil saturar centros vecinos, ampliar ratio, que los casi 50 niños/as sin plaza se reubiquen como sea y a esperar otro año. Poner en riesgo la calidad educativa es lo de menos. Engañar a las AMPA de los coles del centro es marca de la casa.

LA VERDAD ES que las obras de mejora o reparación de las instalaciones que prevén hacer -aunque lleven un año previstas- no siempre terminan en plazo, algunas no están ni empezadas, y son muchos los niños y niñas que se van a ver este curso teniendo que convivir con hormigoneras, ruidos y polvo. O mohos u hongos, porque ni siquiera las humedades se han reparado (CEIP Calvo Sotelo, CEIP Lope de Rueda, CEIP Carlos V muchos más). Pueden decir que son excepciones, pero no es tolerable tan nefasta planificación cuando estamos hablando de colegios que permanecen cerrados 2 meses en verano cuando las reformas no afectarían a nadie.

LA VERDAD ES que ofertan plazas para tapar bocas de AMPA reivindicativas pero no dotan de los recursos para que se hagan efectivas. Llega el momento de la verdad con el inicio de curso y las direcciones de los centros se ven obligados a sacar espacio suprimiendo el aula de informática o el laboratorio para poder recibir al nuevo alumnado, caso del IES Concha Méndez Cuesta en Torremolinos, con plazas de bachillerato ofertadas, matrícula hecha y sin otra solución que la que su equipo directivo ha podido adoptar a una semana de que llegue el alumnado.

LA VERDAD ES que nuestros comedores -algunos de chapa (CEIP Valdés Lean) o aulas adaptadas que son comedores porque a cierta hora del día se come en ellas (CEIP Joaquín Turina)- siguen en manos de empresas privadas que consiguen adjudicaciones a la baja a costa de la calidad y el sabor de las comidas. Mientras, experiencias de gestión propia saludables, sostenibles, ecológicas y premiadas por su comida sana y sabrosa decaen y pasan al nostálgico recuerdo. La ratio en muchos comedores está por encima de lo razonable y obliga a comer por turnos, lo que tratándose de niños/as de corta edad puede ser equivalente a comer a medias.

LA VERDAD ES que el bilingüismo no funciona. ¡No diremos ya el plurilingüismo! Se ha convertido en la estrella de los titulares de la Consejería y en mecanismo para que “se estrellen” muchos/as niños/as y muchos/as docentes que de pronto no cumplen con las competencias necesarias para ejercer su profesión. Más allá de que dominar una segunda lengua sea una necesidad hoy en día y que el sistema educativo deba dar respuesta a ella, las cosas hay que hacerlas bien o no hacerlas. El bilingüismo se ha convertido en un mecanismo de segregación en los centros y de generación de desigualdades entre las familias que no pueden pagar una academia de refuerzo para que su hijo/a esté a la altura del grupo bilingüe, que parece que es el de los buenos/listos frente al no bilingüe, de malos/torpes. Porque así ha funcionado el estereotipo que se ha creado en torno a la implantación del bilingüismo en muchos centros.

LA VERDAD ES que un centro TIC es un centro con una placa en su fachada que así lo cataloga y un aula con ordenadores que nadie mantiene ni repara y que en muchos casos dependen del voluntarismo que el o la docente encargado/a de las TIC pueda echarle.

LA VERDAD ES que se suprimen recursos y profesorado de apoyo a necesidades educativas especiales jugando con las ratios, las líneas, la no cobertura de bajas, los dictámenes de orientación… e instrucciones varias. Eso si no es el profesor o maestra de apoyo el que cubre las bajas que no son sustituidas en tiempo y forma.

LA VERDAD ES que la atención a la diversidad les parece algo accesorio, y por ello los monitores y monitoras escolares y las ILSE (Intérpretes de Lengua de Signos española) siguen precarizadas en sus condiciones laborales que dependen de las empresas privadas que hacen negocio con nuestros servicios públicos.

LA VERDAD ES que los presupuestos para el mantenimiento de los centros siguen a la baja y llegando con retraso, lo que causa verdaderos quebraderos de cabeza y dificultades a las secretarías y equipos directivos para poder sacar adelante los mínimos de gestión necesarios.

LA VERDAD ES que la adecuación térmica de los centros, la climatización, sigue sin ser tomada en serio pese a lo que diga la consejera en su prensa. Si tanta importancia tiene para ellos y entienden que es una reivindicación justa -solo faltaría que no lo fuera cuando hasta los coches de sus señorías tienen sombra- ¿por qué no han reforzado los recursos humanos y técnicos de la APAE para dar una respuesta a la altura del problema? Que destinen presupuesto anual claramente insuficiente a esto no revela sino su voluntad de ir parcheando centros, no revela sino que van a seguir actuando con cuentagotas y sin llevar a cabo actuaciones integrales y a futuro que de verdad mejoren las condiciones de salud y bienestar en las aulas de nuestros hijos e hijas. Si de verdad la climatización de los centros educativos es tan importante para el gobierno andaluz, ¿por qué no votaron a favor de la Ley de Bioclimatización en el Parlamento? Las AMPA de Escuelas de Calor no olvidamos que el PSOE fue el único que votó en contra de su tramitación. ¿No será que no quieren que la Ley les obligue a tratar este asunto con la seriedad y el rigor que merece?

LA VERDAD ES que las AMPA y las familias de la Educación Pública estamos hartas de soportar tanta mentira y tanta falta de respeto por parte de todas las instancias de la Administración educativa. No estamos aquí para sostener el copago de instalaciones, reparaciones, folios, papel higiénico, ventiladores, proyectores… Estamos para defender la calidad de la educación que reciben nuestros hijos/as y para participar de la vida de los centros, acompañando y colaborando con el profesorado en esa maravillosa tarea de educar y enseñar a lo más preciado que tenemos.

Gracias a esos profesionales de la enseñanza que se echan a la espalda tanto despropósito y se dejan la piel por mantener la calidad de la Educación Pública y sus valores, estamos aquí y seguiremos luchando por algo en lo que creemos de verdad, la Educación de tod@s y para tod@s. 


LOS TECHOS Y TERMÓMETROS NO MIENTEN

Escrito por ampasdesevilla 17-01-2018 en Consejería. Comentarios (0)

Que la Junta de Andalucía va a rebufo de la comunidad educativa en lucha es una realidad. Que es un gobierno agotado y falto de iniciativa es un hecho. No actúa, no interviene, no baja a la arena de los centros educativos, no escucha a docentes ni familias, salvo a las que sabe complacientes porque son estructuras a las que ha logrado “domar” para que controlen, frenen y canalicen el malestar social de una comunidad educativa harta del ninguneo, la dejadez y la precarización constante, curso a curso, tijeretazo a tijeretazo. Los problemas no se solucionan, se enquistan y crecen.

No hay más que ver la última maniobra de la Consejería de Educación y observar cuándo ha movido pieza: justo ahora, cuando la protesta social aumenta. En estas primeras semanas de enero, las AMPA vuelven a denunciar las condiciones precarias de los centros. Si en primavera Escuelas de Calor denunciaba las altas temperaturas en las aulas, ahora hemos pasado de las saunas a las neveras. Calderas que no funcionan y techos que se caen ponen la máquina de humo a todo tren y la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía despliega infografías llenas de promesas y cifras mareantes.

Nuevamente promesas, nuevamente aparentar que trabajan. Lo importante es que lo parezca, como en aquel rácano plan de choque de julio y agosto que iba a solucionar el problema del calor en 51 centros con 2,5 millones de euros. Plan de choque veraniego que, dicho sea de paso, aún no se ha ejecutado en todos los centros a los que tocó en suerte ser seleccionados.

Ahora son 25 millones y 140 actuaciones. Esto es todo lo que han dado de sí con “el rigor y seriedad” que dijo Susana Díaz que requería este asunto. Decepcionante. Es una vergüenza que no hayan sido capaces de presupuestar una cantidad más ajustada a la solución de este problema cuando han elaborado el Presupuesto de Andalucía para 2018. Esa es la prueba de que no tienen verdadera voluntad de solucionar nada. A este ritmo harán falta muchas décadas para que los únicos edificios públicos no climatizados de Andalucía, los colegios e institutos, estén climatizados. Quedan muchas generaciones de niños y niñas andaluzas por delante que pasarán frio y calor en sus aulas.

Frente a esta realidad, tenemos ese universo paralelo en que Presidenta, Consejera y Delegados/as parecen vivir, a tenor de cómo hablan en sus discursos y declaraciones grandilocuentes, siempre sobre moqueta. En ese mundo que nos trasladan a través de sus redes sociales y sus medios de comunicación siempre están trabajando, siempre están mejorando la vida de la gente, siempre están invirtiendo recursos, siempre hay planes de choquepero nosotras, la gente, no vemos por ningún lado esas inversiones y mejoras. Ponen su máximo empeño en hacérnoslo creer. Pero, a estas alturas, nadie que lleve años en un centro educativo público andaluz como madre/padre de un alumno/a, como conserje, administrativo o docente se lo traga. Sus mentiras ya no cuelan. Los techos y el termómetro no mienten, el gobierno del PSOE andaluz sí.